Para preparar unas 100 galletas, con la carita de una niña de comunión sobre todo se necesita organización. Se puede pensar que para hacer tanta galleta es necesario tiempo, pero, ¿ qué es el tiempo si no hay orden?.

 

 

El packaging de las galletas lo hice ayudandome de selfpackaging, para las cajitas transparentes y de holamama para las cartulinas con dibujo. Dos sitios muy recomendables para este tipo de trabajo.

Para las galletas utilicé una receta de galletas de limón y vainilla, combinandola con la glasa sabor a fresa, gracias al aroma natural de fresa de Lorann que deja un aroma super rico.