Hay una forma muy dulce de celebrar un nuevo nacimiento, ¡preparar una galletas!. Estas galletas me las pidieron para tener un detalle con unos papás recientes que habían tenido una niña. Normalmente tengo suerte cuando me piden unas galletas, me suelen dar el tema, pero no me dicen un diseño exacto de lo que quieren por lo que mi imaginación se pone a trabajar hasta dar con las galletas perfectas para cada ocasión.

Cuando hablé de qué tipo de galletas podían gustarles lo primero que se te viene a la cabeza con un bebé son los carritos y los biberones, un clásico para dar la bienvenida al mundo, pero me parecía que también había que salir un poco de lo típico y por eso también escogí los pajaritos y los globos.

El primer paso es escoger el sabor de la galleta, y si les da un poco igual yo escojo el sablee de chocolate, una galleta muy rica que lleva almendras y que está deliciosa sóla o con la glasa de decoración, que ya sabemos que aporta una capa de merengue y por tanto hace que la galleta esté aun más dulce.

Una vez escogida la receta se escogí la gama de colores que compondrán los motivos decorativos, una galleta decorada tiene que ser lo más armoniosa posible, y en este caso teniendo en cuenta que las galletas eran para celebrar el nacimiento de un bebé niña había que escoger tomos pastel en rosa, con un toque de verde primavera que les da un toque muy alegre y hace destacar los diseños.

Y este es el resultado, un bonito paquete que contiene carritos de bebé, biberones, pajaritos rosa y globos.